Hay parajes naturales, auténticas joyas paisajísticas, que han sido modeladas por la naturaleza durante millones de años. Pero hay otras donde la autoría se la debemos a la mano del hombre. Generaciones de agricultores que han sabido conservar hasta nuestros días un espacio único que cuenta la historia, en primera persona, de la cultura valenciana.

Valencia es hoy la única ciudad del mundo que tiene la suerte de disfrutar de un espacio agrícola periurbano. Miles de hectáreas, repartidas en pequeñas explotaciones, dedicadas al cultivo de hortalizas y cítricos. Huertos conectados por caminos y senderos para recorrer, desconectar de la ciudad y conectar con la tierra.

 

Te invitamos a conocer la huerta, a respetarla y a saborearla.